Voluntad y realidad

Existe una corriente de pensamiento individualista que dice que las personas son egoístas por naturaleza y que están guiadas siempre por sus instintos básicos, que nuestro subconsciente nos domina y que somos animales.

ylenia

Tal como yo lo veo es una forma de decir que el destino es inevitable, que como siempre nos movemos por impulsos no merece la pena intentar evitarlos, porque es lo que hay. Una forma de subrogación hacia la naturaleza y una justificación de cualquier acción, porque cuando se es animal no hay bien ni mal. Las cosas se hacen porque a uno le apetece y se lo pedía el cuerpo, no tiene sentido pensar en los demás, sólo en uno mismo.

La parte más básica del ser humano es egoísta por naturaleza, pero no el ser humano. Si quieres pensar que tu cerebro animal es lo que está detrás de todo puedes hacerlo, pero la cuestión es que también puedes no hacerlo, y esa es justamente la clave: tenemos la voluntad suficiente como para rechazar esa idea, la voluntad para elegir no dejarnos dominar por nuestro yo egoísta, la voluntad para no ser animales, incluso aunque lo seamos. Eso es lo que nos diferencia, lo que nos hace humanos.

Si defiendes que nos mueve el egoísmo, entonces te moverá el egoísmo. Pero tú puedes decidir que no, y de hecho lo humano es precisamente decidir que no, porque ningún otro animal puede tomar esa decisión.

Fruto de esta corriente, o al menos paralela, hay otra de ultra-realismo en la que el ser humano es parte de una realidad material y esclavo de sus leyes físicas. Eres una mota en el espacio, no te creas que vas a trascender, no eres nadie. Son ideas detrás de muchos pseudoprofetas de la ciencia mal entendida, aquellos que subyugan humanismo a ciencia cuando es justamente al revés, gente que abraza el fracaso y una vida resignada escondida en argumentos profundos.

Para ellos no tiene sentido todo lo que se escape de la lógica actual. No tiene sentido el simbolismo porque no existe la magia, no tiene sentido llevar un colgante que te regaló quien sea a una entrevista de trabajo porque los colgantes son objetos inanimados y ya está. Y efectivamente a un perro no le servirá de nada llevar un colgante, pero a uno mismo le puede (y le debe) servir.

“Eso es sugestión, bla, bla, bla” dirán. Y con toda la razón del mundo, ¿pero y qué? ¿por qué vas a intentar eliminar algo que nos sirve como personas sólo porque no entra dentro de una realidad física? Si tenemos la opción de trascender esta realidad, ¿por qué hay que intentar cortarse las alas para embutirse en ella? ¿por qué ese afán por convertirse en un animal? ¿por qué ser menos libres?

He visto este vídeo en YouTube sobre un animador mítico de Disney (La Sirenita, Pocahontas, La Bella y la Bestia) que utiliza por primera vez la realidad virtual y me ha parecido bastante inspirador (al margen de la tecnología, que también es increíble), especialmente por una frase que dice hacia el final.

I love the idea as an animator that you can be anything that you can imagine, and as a kid, you are completely free. The soul of any kind of a created art form is the freedom.

Glen Keane

 

Y quería cerrar con esta gran frase:

Por supuesto que está pasando dentro de tu cabeza Harry, ¿pero por qué iba eso a significar que no es real?

Dumbledore

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *