Cuantas más antenas, mejor

Hay una especie de histeria colectiva con el tema de las antenas. Nadie quiere tener una cerca, por si al final resulta que realmente nos sientan mal. Dejando de lado esa discusión, vamos a imaginar el siguiente escenario…

Supón que quieres dar cobertura a una ciudad de un kilómetro cuadrado, pero sólo puedes utilizar una antena. Para que esa antena pueda llegar a todos los puntos de esa superficie, lo lógico será ponerla en el centro y darle mucha potencia, porque sino la señal no llegará a los lugares más lejanos. El problema será que las personas más cercanas a la antena recibirán muchísima radiación.

Sin embargo, si podemos poner 100 antenas repartidas por la ciudad, la potencia de cada una podrá ser considerablemente menor… y por tanto la gente no recibirá tanta radiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *